Nuestra historia

Cómo comenzó Cloudflare

En 2004, Matthew Prince y Lee Holloway quisieron responder una pregunta básica: «¿De dódne viene el correo no deseado?» Ambos construyeron un sistema que permitía a cualquier persona con un sitio web rastrear cómo los spammers cosechaban direcciones de correo electrónico. Y fue así como nació el proyecto Honey Pot.

El proyecto creció en silencio durante los siguientes años. La arquitectura flexible de Lee se adaptó para rastrear más amenazas que los administradores web sufrían. Miles de sitios web, de más de 185 países, se inscribieron para participar en el proyecto. Si bien a los usuarios les encantaba la capacidad del proyecto Honey Pot de rastrear el comportamiento malicioso en línea, había una solicitud que se repetía una y otra vez: que no solo rastrearan a los malos, sino que también los detuvieran.

La primera oficina de Cloudflare en Palo Alto

En 2009, Matthew se tomó un año sabático de su trabajo a tiempo completo para cursar un máster en dirección en la Universidad de Harvard. Allí conoció a Michelle Zathly, ahora jefa de experiencia del usuario de Cloudflare. Un día, mientras hablaban, Matthew mencionó el proyecto Honey Pot y su increíble comunidad de usuarios. Michelle reconoció de inmediato la oportunidad para crear un servicio que llevaría al proyecto al siguiente nivel: no solo rastrear las amenazas de Internet, sino también detenerlas. Los compañeros de clase empezaron a trabajar en un plan de negocios juntos.

Uno de los primeros pasos que tenían que dar en el negocio era encontrar un nombre. El primero en el que pensaron era «Project Web Wall», pero no era muy pegadizo. Un amigo de Matthew sugirió que crearan un «firewall en la nube», para que pudiera conocerse como Cloudflare. De inmediato sintieron que ese era el nombre adecuado. Matthew y Michelle trabajaron con la Universidad de Harvard para perfeccionar el plan de negocios. Mientras tanto, Lee consturyó su primer prototipo funcional en su tiempo libre. En abril de 2009, Cloudflare ganó el prestigioso premio del plan de negocios de la Universidad de Harvard (Harvard Business School Business Plan).

Lee se encontraba en California, y después de graduarse, Michelle y Matthew se mudaron al oeste. Los tres cofundadores pasaron el verano perfeccionando el prototipo de Cloudflare. Sintieron que su proyecto resolvía una necesidad real y se dispusieron a llevarlo al siguiente nivel. En noviembre de 2009, Cloudflare cerró su financiación de serie A con Ray Rothrock, de Venrock, y Carl Ledbetter, de Pelion Venture Partners.

Matthew Prince, Michelle Zatlyn, Lee Holloway

Matthew, Lee y Michelle empezaron a construir el equipo de Cloudflare. Reclutar antes de tener un producto siempre es una tarea complicada, pero tenían un eslogan claro: la misión central de Cloudflare es ayudar a construir un Internet mejor. Este era un proyecto por el que los ingenieros podían apasionarse. Pronto, las oficinas de Cloudflare en Palo Alto, California, empezaron a llenarse de un equipo telentoso que procedía de empresas importantes como Google, Yahoo, PayPal y Mint.com.

La mayor preocupación que tenían los inversores y asesores era que la solución de Cloudflare, que originalmente se centraba en proteger sitios web, introduciría latencia. El equipo se obsesionó con erradicar la latencia en cualquier parte del sistema. En junio de 2010, Cloudflare lanzó silenciosamente una versión beta privada para miembros seleccionados de la comunidad del proyecto Honey Pot. Todo el equipo contuvo la respiración. Y sucedió algo sorprendente. Los usuarios empezaron a escribir diciendo que Cloudflare no solo les protegía contra los malos, sino que sus sitios se cargaban, de media, un 30 % más rápido. La eficiencia del sistema de Cloudflare, la capa de almacenamiento en caché de recursos estáticos y el hecho de que Cloudflare eliminaba una gran cantidad de tráfico basura en los sitios web de sus usuarios, significaba que Cloudflare no solo ofrecía seguridad, sino que también ofrecía un funcionamiento increíble.

Desde las primera discusiones de Cloudflare en el campus de la Universidad de Harvard en 2009, el plan siempre había sido lanzarlo en TechCrunch. Y el 27 de septiembre de 2010, Cloudflare lo consiguió. Todo el equipo de Cloudflare se reunió en un auditorio en el centro de San Francisco, en el TechCrunch Disrupt. Los primeros usuarios beta estaban entusiasmados con poder hablar finalmente sobre el excelente servicio que habían estado utilizando durante meses. Y Matthew y Michelle subieron al escenario para anunciar el lanzamiento mundial de Cloudflare. Desde entonces, Cloudflare ha lanzado docenas de productos y cientos de características en el transcurso de 6 años, ha abierto 6 oficinas en 3 países y ha puesto en línea 155 centros de datos. Todos estos esfuerzos han traído los beneficios de Cloudflare: seguridad, funcionamiento, confiabilidad e información a millones de usuarios en todo el mundo.

Para obtener más información sobre los últimos trabajos de Cloudflare, visite nuestro blog o nuestro centro de prensa.