theNet by CLOUDFLARE

Protección del ecosistema sanitario

5 estrategias para garantizar la ciberresiliencia sanitaria

Los sistemas sanitarios son blanco de ataques constantes

Por muy graves que sean los ataques de los ciberdelincuentes, estas 5 estrategias básicas de ciberseguridad garantizan la ciberresiliencia del personal, la administración y las operaciones sanitarias.

El sector sanitario requiere una innovación continua para ayudar a los profesionales del sector a conseguir los mejores resultados médicos para sus pacientes.

Sin duda, el flujo de datos médicos y operativos es crucial para una prestación sanitaria eficaz, pero también pone de relieve importantes problemas de seguridad y privacidad. Con el aumento de la ciberdelincuencia, es fundamental aplicar medidas sólidas para proteger la seguridad y la privacidad de los datos.

Los incidentes cibernéticos han demostrado ser caros, especialmente en el sector sanitario, donde se pueden conseguir atractivos beneficios si se obtienen datos de pacientes para utilizarlos en robos de identidad, fraudes financieros o ransomware. Solo en 2023, más de 100 millones de usuarios se vieron afectadas por ciberataques en el sector sanitario.


Protección del ecosistema sanitario

Los sistemas sanitarios están formados por diversas partes interesadas, como proveedores sanitarios, aseguradoras, empresas farmacéuticas y proveedores externos. Cada entidad necesita acceder a datos confidenciales de los pacientes, lo que aumenta la probabilidad de amenazas internas y fugas de datos accidentales causadas por un error humano o autorizaciones inadecuadas.

Aunque las historias clínicas electrónicas, la telemedicina y otros sistemas digitales han simplificado el acceso, el intercambio y el almacenamiento de datos, también han planteado nuevos riesgos de ciberataques y fuga de datos. La continua innovación en tecnologías de IA y datos solo puede aumentar la frecuencia y sofisticación de los ciberriesgos en el sector sanitario de la región. Con la incorporación de más puntos de contacto digitales, los atacantes obtienen más vías para iniciar ataques.

Cuando los dispositivos médicos son vulnerables a los ciberataques, la seguridad del paciente está en riesgo. Es crucial que las organizaciones sanitarias adopten un enfoque integral y proactivo de la ciberseguridad para salvaguardar los datos personales y los datos médicos confidenciales, garantizar la disponibilidad continua de la asistencia sanitaria, sin interrupciones, y proteger a los pacientes de la ciberdelincuencia. ¿Cómo? Descubre estas 5 estrategias fundamentales de ciberseguridad que las organizaciones sanitarias deberían plantearse implementar:

  1. Marco Zero Trust: Zero Trust verifica todos los usuarios y dispositivos independientemente de su ubicación, aplicando un estricto control de acceso para reducir los accesos no autorizados y mejorar la seguridad.

  2. Seguridad de red y puntos finales: la implementación de medidas avanzadas como firewalls, sistemas de detección de intrusos y una arquitectura de red segura refuerza el ecosistema sanitario frente a la ciberamenaza. Las soluciones de protección de punto final, como el software antivirus y la encriptación, protegen contra el malware, las fugas de datos y el acceso no autorizado.

  3. Auditorías de seguridad y pruebas de penetración periódicas: las auditorías y pruebas frecuentes identifican vulnerabilidades, lo que permite reforzar proactivamente la infraestructura de seguridad y minimizar los riesgos de fuga de datos.

  4. Formación y concienciación de los empleados: la formación de los empleados sobre las prácticas recomendadas de ciberseguridad, como la interceptación de correos electrónicos de phishing y el control de los datos confidenciales de forma segura, es crucial para mitigar los riesgos y crear una cultura que tenga en cuenta la seguridad.

  5. Encriptación de datos y medidas de privacidad: la encriptación de datos en reposo y en tránsito protege la información de los pacientes. Las sólidas medidas de privacidad, incluido el control de acceso y los registros de auditoría, garantizan la conformidad y mantienen la confianza de los pacientes.

La clave para establecer normas y prácticas recomendadas en todo el sector es una fuerte colaboración entre las partes interesadas de la sanidad para abordar los riesgos, mantener la seguridad y la privacidad de los pacientes y garantizar la disponibilidad permanente de los servicios médicos. La evolución del panorama de la seguridad y la creciente complejidad de los sistemas sanitarios plantean desafíos importantes. Sin embargo, la adopción de estas estrategias mejorará la postura de ciberseguridad de cualquier organización sanitaria y mitigará el riesgo.

Cloudflare for Healthcare proporciona a los empleados y a terceros acceso seguro a los sistemas internos, protege los datos de los pacientes y acelera el rendimiento.

Este artículo forma parte de un conjunto de publicaciones sobre las últimas tendencias y temas que afectan a los responsables de la toma de decisiones sobre tecnología en la actualidad.

Este artículo se elaboró originalmente para CyberSec Asia



CONCLUSIONES CLAVE

Después de leer este artículo podrás entender:

  • Cómo más de 100 millones de usuarios se vieron afectados por ciberataques en el sector sanitario el año pasado

  • 5 estrategias para elevar la ciberresilienciadel personal, la administración y las operaciones sanitarias

  • La importancia de la colaboración entre los profesionales de la salud


Recursos relacionados

¿Quieres recibir un resumen mensual de la información más solicitada de Internet?