¿Qué es el derecho al olvido?

El derecho al olvido es un derecho legal definido por el RGPD, que permite a las personas de la UE solicitar la eliminación de sus datos personales.

Objetivos de aprendizaje

Después de leer este artículo podrás:

  • Definir el derecho al olvido (o derecho de supresión)
  • Describir cuándo es aplicable o no el derecho al olvido
  • Explicar cómo alguien puede ejercer este derecho

Copiar enlace del artículo

¿Qué es el derecho al olvido?

El "derecho al olvido" es el concepto por el que los datos personales de una persona almacenados por una organización o proveedor de servicios tienen que ser borrados si esta persona lo solicita. Se trata de un derecho legal concedido en virtud del Reglamento general de protección de datos (RGPD), que protege los datos personales de los individuos en la Unión Europea (UE). Sin embargo, el derecho al olvido no es un derecho absoluto: no siempre se aplica a las jurisdicciones de fuera de la UE, y hay ciertas circunstancias adicionales en las que una persona no conseguirá que borren sus datos.

Supongamos que Alice se suscribe a un boletín mensual por correo electrónico sobre vino francés, pero más tarde decide que prefiere la cerveza belga al vino francés y, por tanto, el boletín ya no le resulta interesante. En consecuencia, se da de baja del boletín de vinos. El derecho al olvido garantiza que, además de darse de baja (como exige la Directiva sobre la privacidad electrónica), puede solicitar que el editor del boletín elimine de sus registros su nombre, dirección de correo electrónico y cualquier otra información personal.

Este derecho también se ha utilizado para eliminar determinados tipos de información personal de los resultados de los motores de búsqueda. Por ejemplo, las personas tienen derecho a que se elimine su información personal de las páginas de resultados de búsqueda (dentro de ciertos límites), exigiendo a los motores de búsqueda como Google que no muestren enlaces a páginas en las que aparezca esa información.

Derecho al olvido vs. derecho de supresión

Este derecho se denomina en realidad derecho de supresión en el RGPD. Sin embargo, se le suele denominar derecho al olvido.

El concepto de derecho al olvido es anterior al RGPD y se ha alegado a ello en casos legales anteriores. Sin embargo, el "derecho de supresión" definido por el RGPD es más preciso; incluye las condiciones de cuándo se aplica el derecho y cuándo no, y da a las organizaciones un plazo de un mes para responder a las solicitudes de supresión.

¿Qué es el RGPD?

El RGPD (Reglamento general de protección de datos) es un marco legal de privacidad de datos que se aplica a la recopilación y el tratamiento de datos en la UE. El RGPD incluye una serie de requisitos para el procesamiento, la recopilación y el tratamiento de datos, además de definir varios derechos para los "sujetos de datos", es decir, los individuos de la UE. Uno de estos derechos es el derecho de supresión, que se describe en el artículo 17 del RGPD.

¿El derecho al olvido del RGPD es aplicable fuera de la UE?

Recientes sentencias judiciales han indicado que, si bien se puede exigir a los proveedores de información en línea (como los motores de búsqueda) que eliminen la información dentro de una determinada jurisdicción, no tienen que hacerlo a nivel global. Una persona puede hacer que se borren sus datos de los resultados de búsqueda dentro de la UE, pero los usuarios de países que no pertenecen a la UE pueden seguir viendo esos datos en sus resultados de búsqueda.

¿Cómo se puede ejercer el derecho al olvido?

El RGPD no define un proceso específico para que un individuo ejerza su derecho al olvido. Siempre que la solicitud llegue al controlador o procesador de datos y cumpla determinadas condiciones, debe considerarse una solicitud válida y se deben borrar los datos personales del individuo.

Cualquier persona puede presentar esta solicitud en persona o por escrito. Una vez que el procesador o el controlador de datos datos recibe la solicitud, tiene un mes para actuar, ya sea borrando los datos solicitados o dando una razón por la que los datos no pueden ser borrados.

Lo normal es que la persona deba proporcionar información específica junto con su solicitud, como la confirmación de su identidad, los datos que quiere que se borren y una razón para el borrado.

Entre los motivos para ejercer este derecho se pueden incluir:

  • La finalidad para la que se recopilaron los datos ya no es válida
  • La persona revoca su consentimiento para la recopilación de datos
  • La organización utiliza los datos con fines de marketing y el individuo se opone a este uso
  • La organización recopiló o procesó los datos de forma ilegal
  • La organización tiene la obligación legal de eliminar los datos
  • La persona se opone a que se procesen sus datos, y el procesador de datos no tiene interés legítimo en el procesamiento de los datos

Se puede encontrar más información en el artículo 17 del RGPD.

¿Cuándo no es aplicable el derecho al olvido?

Las personas no pueden borrar sus datos si se dan determinadas circunstancias. Por ejemplo, el derecho de supresión no es aplicable cuando entra en conflicto con el derecho a la libertad de expresión: por ejemplo, un político no podría utilizar el derecho al olvido para eliminar un artículo de periódico crítico de un sitio web. Otras ocasiones en las que el derecho no es aplicable son las siguientes:

  • Los datos se están utilizando para cumplir una obligación legal
  • Los datos se utilizan para realizar una tarea de interés público
  • Los datos se utilizan en el archivado de la investigación científica, histórica o estadística de interés público, y el borrado podría perjudicar gravemente la investigación
  • Los datos forman parte de una defensa jurídica

También hay otros casos. La lista completa de los casos en los que no es aplicable este derecho se encuentra en el artículo 17 del RGPD.

¿Cómo se relaciona el derecho al olvido con las prácticas justas de información?

Las Prácticas justas de información, desarrolladas en EE. UU. en la década de 1970, son directrices para la recopilación y el uso de datos. Aunque las Prácticas justas de información no forman parte de ningún marco legal, muchas de las normativas sobre privacidad de datos vigentes en la actualidad están más o menos en consonancia con ellas.

Una de estas prácticas se denomina principio de participación individual, que sostiene que las personas tienen una serie de derechos, incluido el derecho a que se corrijan o se borren sus datos personales.

¿Qué otros derechos tienen las personas en virtud del RGPD?

El RGPD otorga a las personas una serie de derechos en relación con el uso de los datos personales, entre ellos:

  • Derecho a ser informado: las personan deben recibir información fácil de entender sobre cómo se recopilan y tratan sus datos
  • Derecho a la portabilidad de los datos: las personas pueden transferir sus datos de un controlador de datos a otro
  • Derecho de acceso: las personas tienen derecho a obtener una copia de los datos personales recopilados
  • Derecho de rectificación: las personas pueden corregir los datos inexactos que haya sobre ellos
  • Derecho a limitar el procesamiento: en determinadas circunstancias, las personas pueden limitar la forma en que se procesan sus datos personales
  • Derecho a oponerse: las personas pueden oponerse a que se recopilen y procesen su datos, y el procesador y el controlador de datos deben alegar razones legítimas para utilizarlos (razones que no estén relacionadas con el marketing directo)
  • Derecho a oponerse al procesamiento automatizado: las personas pueden oponerse a una decisión que les afecte jurídicamente y que esté basada en un procesamiento de datos automatizado

Más información en ¿Qué es el RGPD?