Cómo elegir el mejor registrador de nombres de dominio

No todos los registradores de nombres de dominio son iguales. Aparte de los precios, funciones como los periodos de gracia para los dominios caducados y las protecciones contra el secuestro de nombres de dominio son criterios importantes a la hora de elegir un registrador.

Objetivos de aprendizaje

Después de leer este artículo podrás:

  • Describir varios criterios para evaluar un registrador de nombres de dominio.
  • Describir algunas de las dificultades asociadas a los dominios caducados.

Contenido relacionado


¿Quieres saber más?

Suscríbase a theNET, el resumen mensual de Cloudflare sobre las ideas más populares de Internet.

Revisa la política de privacidad de Cloudflare para saber más sobre cómo Cloudflare gestiona tus datos personales.

Copiar enlace del artículo

¿Cuál es el mejor registrador de nombres de dominio?

Este artículo no pretende comparar a los registradores entre sí ni recomendar un único servicio, su propósito es proporcionar criterios importantes para elegir un registrador.

Los registradores de nombres de dominio son empresas que permiten que personas y organizaciones registren nombres de dominio. La Corporación de Internet para nombres y números asignados (ICANN) ha autorizado a cientos de empresas para que puedan servir como registradores de nombres de dominio, cada una con su propio modelo de precios, conjunto de funciones y protocolos de seguridad. Analicemos las principales consideraciones que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un registrador

¿El registrador ofrece el nombre de dominio deseado?

Las personas que quieren registrar un nombre de dominio (registrantes) suelen saber el nombre de dominio que desean registrar. Cuando están eligiendo un registrador, primero deben asegurarse de que este ofrece el nombre de dominio deseado. No todos los registradores tienen acceso a los mismos dominios de primer nivel (por ejemplo, '.com', '.net', '.io', '.biz', etc.). Un buen registrador debe tener una búsqueda de nombres de dominio fácil de usar, que pueda utilizarse para confirmar si pueden o no registrar un nombre de dominio concreto.

Un precio justo es importante

Algunos registradores ofrecen excelentes ofertas en el registro de nombres de dominio, pero asegúrate de leer la letra pequeña: los extras como la renovación del dominio y el registro privado* pueden ser excesivamente caros y, a veces, incluso estar incluidos en el paquete. Para los usuarios que compran dominios a estos precios de lanzamiento tan bajos, la mejor opción suele ser transferir el dominio a otro registrador cuando haya que realizar la renovación, con el fin de evitar una tarifa de renovación inflada.

*El registro privado es una función de privacidad que permite que los usuarios puedan registrar dominios sin tener que publicar información personal en el registro WHOIS de ICANN.

Cuidado con las tasas de transferencia

Una vez que un nombre de dominio ha estado registrado por 60 días, puede ser transferido a otro registrador. Algunos registradores imponen costosas tasas de transferencia para disuadir a los clientes de que transfieran sus dominios; esto puede poner a sus clientes en una situación difícil si deciden cambiar de registrador y seguir conservando su nombre de dominio. Lo ideal es elegir un registrador que no tenga tasa de transferencia o que esta sea mínima.

Buscar los periodos de gracia de caducidad

Aunque la mayoría de los registradores ofrecen servicios de renovación automática, no todos ofrecen un periodo de gracia para nombres de dominio caducados. El periodo de gracia después de la caducidad puede ayudar a los clientes que se olvidaron del plazo de caducidad. Esto puede afectar incluso a los usuarios que sí tenían la renovación automática activada, pero que su tarjeta de crédito en archivo había caducado. Elegir un registrador con un periodo de gracia es fundamental para los usuarios que quieran asegurarse de no perder sus dominios. Esto también es una buena señal de que el registrador no está tratando de aprovecharse de los dominios caducados; para saber más sobre esto, consulte a continuación.

Tener cuidado con los registradores que se aprovechan de los dominios caducados

Cuando caducan los nombres de dominio, muchos registradores los subastan; se trata de una práctica habitual. Si el nombre del dominio no es muy codiciado, el anterior registrante puede recuperarlo a un precio razonable. Sin embargo, algunos registradores revisan sus dominios caducados y fijan precios altísimos si creen que el anterior registrante o alguien más está dispuesto a pagar un precio elevado por el mismo. Esta práctica abusiva le puede costar al registrante miles de euros, y vale la pena investigar qué registradores realizan estas prácticas

Tener en cuenta los requisitos adicionales al registrar un nombre de dominio

Muchos registradores ofrecen a sus clientes suplementos, como alojamiento web, registro de nombres de dominio privados, alojamiento de correo electrónico, certificados SSL y servicios de diseño web. Los clientes deben considerar cuáles de estos complementos les interesan a la hora de elegir un registrador. Algunos registradores prefieren conseguir todos estos servicios de proveedores más especializados, lo que suele traducirse en mejores precios, mientras que otros prefieren la comodidad de utilizar una sola cuenta, en la que un único proveedor se encarga de todo.

Cuestiones de seguridad: protección ante el secuestro de nombres de dominio

El secuestro de nombres de dominio es la práctica de cambiar la información de registro de un nombre de dominio sin que lo sepa el registrante original. En otras palabras, es una forma de tomar el control de un nombre de dominio de forma fraudulenta, normalmente con la intención de volver a vender el dominio a la víctima o a la competencia.Todo aquel que esté preocupado por el secuestro de un nombre de dominio debería investigar a fondo los procesos de autorización y seguridad de un registrador.

No olvidarse de la experiencia del usuario

Aunque aparece al final de esta lista, la experiencia del usuario podría ser el criterio más importante que hay que tener en cuenta en un registrador. El sitio web de un registrador debe ser fácil de navegar y de usar. Acciones como cambiar registros DNS y transferir dominios deben ser intuitivas. Además, el registrador debe contar con una buena asistencia al cliente. Un cliente potencial debe poder crear una consulta de soporte y ver el tiempo de respuesta antes de registrar un dominio. También es una buena idea consultar la base de conocimientos de la empresa u otra documentación de apoyo. Los comentarios de los usuarios también pueden ser útiles para evaluar la experiencia de los usuarios con un registrador.

Conclusión

A la hora de elegir un registrador de nombres de dominio deben tenerse en cuenta todas las características mencionadas anteriormente. Los clientes deben tomar nota de las funciones que consideran más importantes para poder tomar una decisión informada.