¿Qué son las tarifas de salida de datos?

La mayoría de los proveedores de la nube cobran tarifas de salida, también conocidas como tarifas de ancho de banda o transferencia de datos, por sacar datos de su sistema.

Objetivos de aprendizaje

Después de leer este artículo podrás:

  • Definir las tarifas de salida de datos
  • Entender la diferencia entre entrada y salida en la nube
  • Describir el coste potencial de las tarifas de salida
  • Explorar cómo reducir o eliminar las tarifas de salida

Contenido relacionado


¿Quieres saber más?

Suscríbase a theNET, el resumen mensual de Cloudflare sobre las ideas más populares de Internet.

Revisa la política de privacidad de Cloudflare para saber más sobre cómo Cloudflare gestiona tus datos personales.

Copiar enlace del artículo

¿Qué son las tarifas de salida de datos?

Las tarifas de salida de datos son cobros de los proveedores de la nube por mover o transferir datos desde el almacenamiento en la nube donde se subieron. Estas tarifas, también conocidas como tarifas de ancho de banda o de transferencia de datos, son independientes de las tarifas que pagan las organizaciones por el almacenamiento y la informática en la nube.

El almacenamiento en la nube y otras tecnologías en la nube han permitido a desarrolladores y empresas ampliar rápidamente, acelerar la innovación e, históricamente, reducir costes. Con frecuencia, es más barato almacenar datos y ejecutar aplicaciones en una infraestructura externa que comprar, mantener y sustituir la infraestructura local.

Sin embargo, la popularidad masiva del almacenamiento en la nube tiene un inconveniente: sacar los datos. La salida es el proceso de volver a sacar los datos del servicio al que se subieron, y la mayoría de los proveedores de la nube cobran una "tasa" por esta transferencia de datos.

Puede que las tarifas de salida de datos no sean necesariamente una preocupación importante para los usuarios que solo almacenan y acceden a una cantidad limitada de datos en la nube, y que solo estén interesados en utilizar una única arquitectura de nube. Sin embargo, las tarifas de salida pueden impedir que las organizaciones aprovechen plenamente las ventajas de la nube y, en última instancia, se puede producir un aumento de los costes informáticos.

¿Qué es el ingreso y la salida en el almacenamiento en la nube?

Ingresar y sacar datos de la nube es algo así como visitar otro país. Por ejemplo, los ciudadanos estadounidenses con un pasaporte válido pueden entrar gratis en muchos países; sin embargo, tienen que pagar una tasa en determinados países para poder salir. Como turista, no podrá salir a menos que pague la tasa de salida.

En el mundo del almacenamiento en la nube, el ingreso son los datos o el tráfico que entran en esa infraestructura en la nube, y la salida son los datos que salen de los límites de esa infraestructura en la nube.

Trasladar sus datos al almacenamiento en la nube suele ser gratuito para los desarrolladores o las empresas (como el almacenamiento de objetos Amazon S3 o Azure Blob Storage). Se trata de una táctica comercial deliberada que incentiva a los nuevos usuarios a utilizar el servicio: cualquier coste asociado se absorbe efectivamente dentro del coste consolidado del servicio.

Entre las formas habituales de ingreso de datos se incluyen:

  • Contenido generado por el usuario: hay millones de aplicaciones en el mundo, y muchas de ellas recopilan datos del usuario, desde estadísticas de uso hasta datos de localización y mucho más.
  • Canalizaciones de datos: un canal de datos es como una cadena de montaje para datos, que transforma y procesa datos brutos hasta que alcanzan un estado utilizable en su destino final.
  • Cargas masivas: los proveedores de la nube ofrecen diferentes métodos para cargar y transferir grandes cantidades de datos para un procesamiento masivo.
  • Cambios en el sitio web por nuevos contenidos: las actualizaciones del sitio web pueden dar lugar a la generación de nuevos activos de aplicación, como imágenes, JavaScript y archivos CSS; los nuevos datos también pueden incluir adiciones periódicas, como nuevas imágenes o vídeos de productos.

Sin embargo, para que los datos almacenados en la nube puedan utilizarse para servir de nuevo a los clientes (a través de un sitio web personalizado, por ejemplo), o utilizarse o manipularse de cualquier otro modo, es necesario recuperarlos mediante la salida. Algunos ejemplos de situaciones en los que una organización necesitaría salida de datos (o ancho de banda) de su almacenamiento en la nube son:

  • Usar los datos para responder a las solicitudes HTTP para los activos de aplicación de un usuario o de la red de distribución de contenido (CDN)
  • Conectar los datos a diferentes aplicaciones
  • Descargar los datos de la nube a la memoria local
  • Mover los datos a otra zona de disponibilidad con el mismo proveedor
  • Transferir los datos a otro proveedor de la nube

La mayoría de los proveedores cobrarían tarofas de salida por esta transferencia de datos cuando salen de su red. Supongamos que los datos de venta de billetes de una compañía aérea estadounidense están alojados en unas instalaciones en Virginia, y un usuario que quiere volar desde Australia visita su servicio. Aunque el proveedor de la nube use su propia red troncal global para mover el tráfico a través de Estados Unidos y luego a través del Pacífico, puede cobrar por mover los datos entre ambos lugares.

Las tarifas de salida son una forma sutil que tienen determinados proveedores para cobrar más por la gestión de la nube a lo largo del tiempo, a la vez que disuaden a los clientes de abandonar su ecosistema. Las tarifas casi siempre aumentan con el tiempo: a medida que una empresa depende más de la nube, más aumenta el coste de salida. Cuando crece la diversidad y sofisticación de la pila informática de una empresa, es normal que haya más datos que tengan que moverse entre más aplicaciones a través de las diferentes nubes.

La tasa de salida aumenta porque hay más datos que mover, pero en ese momento, el cliente ya ha invertido mucho en su infraestructura en la nube, lo que, al fin y al cabo, desemboca en dependencia del proveedor.

¿Cuánto cobran los proveedores de la nube por la salida de datos?

La regla general es que todo el tráfico que viene de Internet (entrada) al almacenamiento en la nube entra gratis, y el tráfico que sale (salida) es de pago, si supera el nivel gratuito que establece el proveedor. Muchos proveedores de la nube, como Amazon Web Services, cobran hasta 0,09 USD por gigabyte transferido desde su almacenamiento, independientemente del caso de uso.

Las tarifas de salida específicas no siempre son transparentes y pueden ser llegar a ser difíciles de predecir. Entender las cargas línea por línea de la salida puede requerir cierta profundidad en la arquitectura de aplicaciones y experiencia en infraestructura de nube, algo que no tienen todas las organizaciones.

El desglose de las tarifas de salida varía en función del proveedor, y se basa en múltiples factores, entre los que se incluyen:

  • Nivel de cliente y tipo de suscripción
  • Volumen de datos transferidos al mes
  • La región de origen
  • El origen y destino de los datos
  • Solicitudes de controles de conmutación por error
  • Aceleración de la transferencia de datos

¿Por qué querrían las organizaciones transportar datos a otro proveedor?

Como se ha indicado anteriormente, hay muchas situaciones en las que una organización necesitaría recurrir a la salida de datos. Y algunos proveedores de la nube incentivarán a sus clientes para que transfieran datos dentro del mismo ecosistema; por ejemplo, si una organización quiere conectar su servicio de almacenamiento de objetos Amazon S3 a Elastic Compute (EC2) de Amazon dentro de la misma región, podrá trasladar sus datos de forma gratuita.

Sin embargo, no hay un enfoque único para la nube. Algunos desarrolladores o empresas que están desarrollando su estrategia en la nube (o se encuentran al principio de su recorrido en la nube) puede que prefieran usar más de un entorno en la nube, a pesar de las tarifas de salida.

Algunas de las ventajas de usar un enfoque de nube híbrida (una mezcla de dos o más entornos de nube) o multinube (múltiples nubes públicas de más de un proveedor de nube) son:

  • Control de la infraestructura de TI: un enfoque de nube híbrida permite que las empresas puedan determinar cómo personalizar sus operaciones en la nube de la forma más eficiente posible.
  • Optimización del rendimiento: una arquitectura multinube correctamente gestionada permite que los desarrolladores y las organizaciones ejecuten cargas de trabajo exigentes (como la extracción de archivos para inteligencia empresarial, o el entrenamiento de motores de IA) en los entornos más adecuados.
  • Equilibrar la seguridad con la modernización: los sectores fuertemente regulados, como el financiero, el gubernamental y el sanitario, exigen que ciertos datos confidenciales sean almacenados en las instalaciones, al tiempo que permiten que los datos con menos niveles de confidencialidad se almacenen en la nube.
  • Cargas de trabajo impredecibles: un enfoque híbrido o multinube puede ayudar a las empresas o gobiernos a gestionar necesidades de emergencia o cíclicas sin sobreaprovisionar grandes cantidades de hardware.
  • Recuperación por desastres: la copia de seguridad en la nube y la recuperación por desastres replican los archivos en caso de borrado accidental o si se han corrompido los datos, para que la empresa pueda restaurar los datos de forma rápida y orquestada.

Independientemente de la infraestructura que elija una empresa, el almacenamiento en la nube cambia las reglas del juego cuando se trata de implementar, proteger y mejorar de forma continua las aplicaciones a escala.

¿Cómo ayuda Cloudflare a reducir las tarifas de salida?

La investigación de Cloudflare ha descubierto que reducir o eliminar las comisiones de salida puede ahorrar a los clientes entre un 7,5 % y un 27 % de su factura mensual total.

Cloudflare ofrece almacenamiento de objetos con tarifa cero mediante un servicio llamado Cloudflare R2. R2 permite una recuperación de datos rápida y gratuita, y cuando se combina con las funciones de código distribuido de Cloudflare Workers es personalizable hasta el infinito.Con este servicio, Cloudflare pretende ayudar a los desarrolladores y organizaciones a evitar la dependencia de proveedor.

Además, en 2018 Cloudflare fundó la Bandwidth Alliance, un grupo de proveedores de la nube que incluye a Azure, Google Cloud, Oracle, Alibaba Cloud y otros. Para ayudar a los clientes a ahorrar en las tarifas de salida, los miembros de Bandwidth Alliance acuerdan que los datos que se transfieran entre cualquiera de los proveedores participantes puedan trasladarse de forma gratuita o con descuento.

Cache Reserve es otro servicio que ofrece Cloudflare para reducir las tarifas de salida. Cache Reserve ayuda a garantizar que los activos permanezcan almacenados en caché en la CDN de Cloudflare, aunque rara vez se soliciten, para que no tengan que servirse desde el servidor de origen del cliente. Esto aumenta la proporción de aciertos de la caché y ayuda a eliminar las tarifas de salida.

Descubre cómo la conectividad cloud reduce las tasas de salida al mover datos entre nubes.